Motivo de vergüenza

Este microcuento lo escribí en 2007, cuando vivíamos en la inopia respecto a algunas cosas, digamos ‘feas’ -por ser suaves- que hoy llenan diarios. Ahora me suena premonitorio…

VERGÜENZA

– Te llevaré un ventilador.

– Gracias, darling. Aquí hace un calor sofocante.

– ¿Puedo hacer algo más por ti, querida?

– Guardarme los recortes de prensa. Llevo un álbum desde joven con todas mis apariciones: fiestas, bodas, divorcios… You know, darling.

– Claro. Pero, ¿estás segura que los querrás leer? Dicen cosas horribles de ti.

– ¿Por haber enviado unos ahorrillos a Suiza? ¡Si lo hace todo el mundo!

– ¿Necesitas algo más?

– Sí, pide que incluyan a mi estilista en un vis a vis. Una cosa es pasar por este calvario y otra aparecer en las revistas con pinta de presidiaria. No soportaría la vergüenza…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s