Kazuo Ishiguro: los amores no consumados

Acabo de finalizar la estupenda novela Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro. Es el primer Nunca-me-abandones-Ishigurolibro que leo de este autor, aunque no la primera vez que una obra suya me conmueve. Hace años (y recientemente de nuevo) vi la película Lo que queda del día, dirigida por James Ivory y basada en la novela homónima de Ishiguro. Son dos tramas muy distintas en la superficie. Pero comparten, a mi modo de ver, un elemento común: los amores no consumados.

Lo que queda del día está ambientada a partir de la década de los años 30, y narra las vidas de un fiel y recto mayordomo inglés -el Sr. Stevens, interpretado por Anthony Hopkins -y del ama de llaves que entra a trabajar en la mansión donde él ha servido toda su vida -una también magnífica Emma Thompson -. Es una novela realista, costumbrista incluso, que retrata de forma magistral una época y un ambiente: el de la aristocracia inglesa y el de las personas que trabajaban a su servicio.

Ishiguro escribió Nunca me abandones en 2005 y, aunque sitúa la acción a finales de 1990, también en Inglaterra, el mundo que vamos descubriendo tiene unas peculiaridades que no se dieron en los años que refleja. Para no descubrir la trama a quienes no la hayan leído (o no hayan visto la película que Mark Romanek filmó en 2010), solo diré que sitúa la acción, a través de flashbacks, en la infancia y primera juventud de unos jóvenes que sabemos que, por decisión de la sociedad en la que viven, tienen su futuro programado de antemano.

Por distintos motivos, ambas parejas protagonistas no logran vivir con plenitud su amor. Un amor intenso que la sociedad, de distinto modo, les pone trabas para que lleguen a desarrollarlo. También son ellos, a veces dejándose arrastrar por algún otro personaje de las novelas, quienes dejan escapar oportunidades preciosas. La sensación que queda ante ambas historias es arrasadora, pese a la delicadeza, la suavidad (la pasión siempre se muestra contenida) con la que Ishiguro hace avanzar las tramas. Valgan como ejemplo una escena de Lo que queda del día y un párrafo de Nunca me abandones:

“No hago más que pensar en ese río de no sé qué parte, con unas aguas muy rápidas. Y en esas dos personas que están en medio de ellas, tratando de agarrarse mutuamente, aferrándose con todas su fuerzas el uno al otro, hasta que al final ya no pueden aguantar más. La corriente es demasiado fuerte. Tiene que soltarse, y se separan, y se los lleva el agua. Pienso que eso es lo que pasa con nosotros”.

Seguramente, esta no es la entrada más idónea para el Día de San Valentín. O sí. Se puede entender como una llamada a no dejar que el tiempo, ni el amor, se nos escape entre las manos. Si aún no habéis descubierto a Kazuo Ishiguro, también estáis dejando marchar una oportunidad excelente: la de disfrutar de un magnífico escritor.

Anuncios

7 pensamientos en “Kazuo Ishiguro: los amores no consumados

  1. Hola Carme o Carmen.En twitter eres Carme y aquí Carmen.:D
    Nuevo admirador de tu blog.Y seguidor tuyo de twitter.
    Es curioso.Pues tengo precisamente sin leer “los restos del día”y “Nunca me abandones” en mi biblioteca particular.Y tú post me anima a leer a Ishiguro-aspirante anual al Nobel-este año.¡Gracias!
    En cuanto al cineasta James Ivory ya realizo una adaptación de la novela de E.M.Forster “Una habitación con vistas”.

    • Hola Raúl. Es lo que tiene el bilingüismo: amigos con los que hablas en catalán te llaman Carme y con los que hablas en castellano Carmen. Lo bueno es que me siento a gusto con los dos : ) Gracias por pasarte por mi blog. Compré “Nunca me abandones” en una feria del libro de ocasión por una corazonada. No había leído nada de él ni tampoco había visto la película del mismo nombre. Sí vi Lo que queda del día y me pareció maravillosa. Ya leído, confieso que es uno de los libros que más me ha impresionado últimamente. ¡Ya me contarás tu impresión!

  2. Mi impresión sobre “Nunca me abandones” te la cuento en mensaje DM de twitter.Bueno creo que los nombres propios no hay que traducirlos.Si no yo para un británico sería Ralph y en Francia me llamarían Raoul.Lo curioso es que el nacionalismo excluyente llama al rey Joan Carles.Y no aceptaría nunca que a Puyol le llamasen Jorge en vez de Jordi.La doble vara de medir típica.Yo en twitter te llamo Carme y aquí Carmen.Pero vamos…yo te llamaría según el nombre que tengas en el D.N.I .

    • Haces bien en darle otra oportunidad a Ishiguro. En cuanto a lo del nombre, yo a cualquiera le llamaré por el nombre que él quiera que utilice, entre otras cosas porque el que le pusieron sus padres no lo eligió y quizás no le guste. A mí mis amigos castellanohablantes me llaman Carmen, y los catalanohablantes, Carme. Me reconozco en los dos sin problemas. Un saludo.

      • Es que tengo las dos novelas.De hecho estuve dudando entre leer una u otra.Pero como ves me tomo muy en serio las recomendaciones.Sobre todo si son de gente que admiro y tengo cariño.Como tú.
        Pues te llamaré como tu desees en tu red o blog.Aunque mentalmente te asocio a Carmen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s