Reto literario

Ocho desconocidos, con la excepción de habernos cruzado en algún momento en un taller de escritura, hemos compartido un difícil reto: escribir un relato conjunto en una semana. A parte del resultado -que cada lector juzgará según sus gustos y preferencias -la experiencia ha sido buena y enriquecedora. No ha sido fácil, y menos en tan poco tiempo, ponerse de acuerdo en unos mínimos requisitos que dieran unidad a todo el conjunto: un escenario común (un centro comercial y las fuentes de Monjuïc), un mensaje positivo, de superación, en todas las historias y cruces de personajes en todos los relatos. Pero lo hemos hecho. Con Presentación reto literario FNAC La Maquinista Sant Jordi 2013diálogo, votaciones, cesiones… A partir de ahí cada uno ha escrito lo que le ha apetecido: hay relatos de aventuras, románticos, más introspectivos, más o menos centrados en la actualidad… Si os apetece leerlos, los podéis encontrar en el blog de FNAC La Maquinista. Agradecer a FNAC la oportunidad que nos dio de presentar el resultado este Sant Jordi. Gracias también a Belén Carmona, la estupenda escritora que nos guió en este proyecto. Y, por supuesto, a todos los compañeros de reto: Daniel Tejado, María José Cutillas, Mari Marín, Nuria Caparrós, Manuel Alonso, Mark Olsson y Concepción Andrés.

Anuncios

Lipograma

Jugar amb les paraules és divertit. Als tallers d’escriptura, s’utilitzen “consignes” per espavilar la imaginació. Amb una d’elles, el lipograma (Definició: Text on no s’empren, deliberadament, aquelles veus que contenen una lletra o grup de lletres; en aquest cas, era la lletra “i”), vaig fer aquest text. Una pista per entendre el petit misteri que hi ha dins aquest escrit: una de les nostres alcaldesses, tenia com a cognom “de Madre”, i un dels nostres alcaldes, era capellà… Ja no calen més explicacions. A llegir!:

El vent bufava agosarat; sense saber el com o el perquè, va emportar-se de les meves mans un notable paper. Estava anotada una clau: “Sé que vols saber la fòrmula que obre totes les portes per controlar l’art de fer un bon text. T’espero a…”. No me’n recordava de més. L’hora, les set de la tarda, però el lloc…
Era a un poble dels voltants de Barcelona. El poble que no serà orfe, perquè quan no té una “madre” retroba un “padre”. Però no recordava el seu nom. No quedava res a fer. Ja no aprendré el secret d’ajuntar bé la ploma amb el paper.